jueves, 12 de marzo de 2015

Finalista en el III Premio Literario HQÑ Digital


Hace algunos días recibía la maravillosa sorpresa de que la novela que con tanta ilusión había enviado al III Premio Literario HQÑ Digital había resultado finalista. Después de reír como una histérica, llorar a moco tendido, volver a reír como loca y llorar de nuevo, conseguí volver a la "normalidad", que tratándose de mí no deja de ser una cosa curiosa (jijiji, lo digo por mi cabeza a pájaros).
La cuestión es que aún no me lo puedo creer, ¡una de mis historias va a salir del cajón y nada menos que de la mano de Harlequin! Es como para permanecer con la boca abierta durante un mes seguido. Sí, porque lo que tanto anhelaba se ha cumplido. Ya puedo decir, y decirlo con la voz bien alta, que algunas veces los deseos, de tanto desearlos, se cumplen.
Quiero felicitar desde aquí a Mayelen Fouler, la ganadora del Certamen, así como a Ana R. Vivo y a Mayte Esteban, finalistas junto a una servidora. Es un auténtico placer encontrar mi nombre junto al vuestro en el fallo del jurado. Y también quiero dar las gracias a Harlequin por brindarme esta oportunidad.
Esta noticia me ha dado alas, y me ha empujado hacia la libreta y el ordenador para continuar escribiendo mis historias. Esas que desde mi infancia se agitan dentro de mi cabeza hasta que las dejo fluir hacia el papel en blanco. Esas que a veces me despiertan en mitad de la noche y me obligan a tomar lápiz y papel para garabatear un capítulo a toda prisa antes de que se evapore de la mente. Las mismas que no he dejado de escribir durante muchos años.
No. Sigo sin creérmelo. ¿Será posible que todo esto me esté ocurriendo a mí? ;-)